La quinoa real

La Quinoa real es un alimento de gran interés nutricional por su extraordinario contenido en proteína de alto valor biológico, pues proporciona todos los aminoácidos esenciales (imprescindibles para el organismo humano ya que éste no es capaz de sintetizarlos por sí mismo, y hay que tomarlos con la alimentación diaria).

Esta riqueza proteínica de la quinoa real es gracias a su contenido en germen, un 30% del peso total del grano, mientras que en la mayoría de los cereales este germen no sobrepasa el 1% de su peso.
La quinoa real tiene a su vez la gran ventaja de no contener gluten, proteína de los cereales que no pueden asimilar los bebés antes de los 5-7 meses, siendo muy recomendable para personas afectadas de celiaquía, síndrome de intestino permeable y otras afecciones y/o alergias intestinales. Posee propiedades antiinflamatorias y cicatrizantes.

INFORMACIÓN NUTRICIONAL DE LA QUINOA REAL (POR 60 G. CRUDOS)

•    240 Calorías.
•    41 g. de Hidratos de Carbono.
•    10 g. de Proteína.
•    4 g. de Grasas.
•    Un 95% del hierro necesario al día.
•    Un 12% de Calcio.
•    La quinoa es un cereal rico en aminoácidos y aporta apreciables cantidades de vitaminas C, E, B1, B2, B3 y Ácido fólico.
•    La quinoa, comparándola con cereales de uso corriente en nuestra cultura (trigo, arroz, cebada, avena…) es más rica en minerales como calcio, magnesio, fósforo, potasio y hierro, fibra y vitamina E.

COCCIÓN DEL GRANO

Dos medidas de agua por una de quinoa. (No olvidarse de lavarla bien con agua antes de hervir). Un pequeño consejo: para que quede bien hervida debemos poner el agua sola a hervir y cuando arranca el hervor se añade la quinoa, se baja el fuego al mínimo y se tapa, dejando transcurrir un tiempo de entre 12 y 15 minutos.
Al finalizar, el agua se habrá absorvido por completo. No es aconsejable comer la quinoa si queda algo cruda ya que es indigesta, pero tampoco debe de quedar muy cocida o pasada ya que pierde su sabor y parte de su valor nutritivo. Es preferible añadir la sal cuando ya está acabada la cocción. Otro truco consiste en tostar la quinoa en una sartén con aceite y removiendo constantemente y una vez dorada cocerla como hemos indicado anteriormente, de esta manera adquirirá un sabor que recuerda a las nueces.

Nota: Esta información sólo tiene carácter divulgativo y educativo, no pretende dar consejos médicos.

Anuncios